Dificultades En El Matrimonio

Principales Dificultades En El Matrimonio y Cómo Superarlas

Cada matrimonio enfrenta dificultades en el dia a dia, eso está demostrado, todas las parejas pasan por dificultades. La siguiente lista cubre la mayoría de los problemas comunes, pero tu situación personal siempre va a ser única.

El punto clave aquí es enfrentar las dificultades en el matrimonio junto a tu esposa o esposo, sea cual sea el problema del matrimonio. ¿Recuerdas tus votos matrimoniales? «Para bien o para mal…» «En la salud y enfermedad…» «En la riqueza y la pobreza…» Recuerda que te casaste con los ojos bien abiertos.

Aquí tienes 10 dificultades en el matrimonio y cómo superarlas.

1. Dificultad financiera.

El estrés que se asocia con los problemas de dinero puede ser abrumador. Pero al final, debes recordar que es solo dinero. Y el dinero no tiene poder sobre el compromiso con tu relación.

Debes comprometerte con un plan.
Vivir de forma sencilla.
Nunca le guardes secretos financieros a tu cónyuge.

2. El desafio de los hijos.

Incluso los niños con mejor comportamiento en el mundo presentan desafíos, y la víctima número uno es siempre la relación entre papá y mamá. Así que recuerda esto: el matrimonio es lo primero. No los hijos, sino el matrimonio.

Cultiva la relación con tu esposa y estarás mejor equipado para lidiar con cualquier desafio que los hijos presenten. Para los padres solteros, es cada vez más importante mantenerse conectado con la madre de su hijo por lo difícil que sea.

3. La Inmadurez.

Se supone que las grandes relaciones maduran con el tiempo. Si aún ambos se relacionan entre sí de la misma forma que cuando se casaron, entonces ya es hora de que el matrimonio crezca. Involúcrate en un grupo de parejas en tu comunidad. Ámense unos a otros ‘en voz alta’. Invierte en tu matrimonio como si tu vida dependiera de ello, porque es así.

4. La infidelidad.

Los matrimonios pasan por esta dificultad con mucha frecuencia. Es posible que te acuestes con otra persona, pero todos somos culpables de ser infieles cuando se trata del tiempo, la atención, las prioridades, la forma en que usamos nuestros recursos y mucho más. Una forma de lidiar con esto es volver a comprometerte con tu esposa y esposo.

5. Mudarse.

Esto es un hecho. La mayoría de las personas en el mundo cambian de carrera varias veces. Eso a menudo significa moverse a través de las ciudades o en todo el mundo. Mudarse es un gran estrés. Independientemente de si es debido a tu trabajo o el de tu pareja. Debes tomar la decisión de ser 100% solidario. Haz lo que sea necesario para involucrarte rápidamente en la nueva comunidad. Vive hacia adelante.

6. La enfermedad.

Nos olvidamos de cuánto dependemos unos de otros hasta que alguien se derrumba físicamente. Si eres tu quien aún está en pie, haz todo lo que esté a tu alcance para ser un sirviente de tu cónyuge. Claro que es difícil hacerlo todo, pero tu intento con un espíritu dispuesto y obvio marcará la diferencia.

7. La depresion.

Todos pasamos por penas en nuestras vidas. Una vez más, se trata de tener el corazón de un sirviente, de hacer un esfuerzo adicional y de poner las necesidades de tu esposa, o esposo, por encima de las tuyas. Mira a Dios por tu fuente de felicidad. Sé un conducto de esa alegría para tu cónyuge. Y busca atención médica si es necesario.

8. El desinterés.

A veces eso pasa en el primer año de matrimonio. A veces se tarda una década más o menos. Sin importar dónde nos encontremos en el espectro del tiempo, el desinterés o el aburrimiento pueden establecerse fácilmente. No sentirse especial sobre la relación es una dificultad para todos, pero no tiene por qué serlo. Nuestro trabajo es ser intencional sobre la relación. Tu pareja no se enamoró de ti sin tu hacer ningún esfuerzo, ¿por qué debes parar ahora?

9. Tu profesión.

Ya hemos hablado de mudarse, pero los problemas profesionales pueden causar dificultades sin un cambio de ubicación. Debes mantener a tu cónyuge enterado de todo. Pregúntale su opinión sobre lo que estás haciendo. Haz todo lo que esté a tu alcance para proteger el tiempo en familia, y para promover una cultura de trabajo que respete los valores familiares.

10. El nido de amor se queda vacío.

Inviertes tanto en tus hijos que si no tienes cuidado, tu relación con tu cónyuge se descuida. Protégete contra ese día invirtiendo en tu pareja ahora. En lugar de llorar por los hijos después de que se vayan, intenten celebrar la libertad que ahora tienen para invertir más tiempo e interés en el matrimonio.

espexback-hop_-clickbank-net_

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *