Etapas Por Las Que Pasas Al No Recibir Un Mensaje De Tu Ex y Cómo Sobrevivir a Ellas

Las etapas de dolor al no recibir un mensaje de texto de tu ex están bien estudiadas. No solo se identifican cinco etapas, sino que existe una gran cantidad de investigación para ayudar a las personas a pasar por estas etapas y avanzar de una manera saludable.

1. En primer lugar, vamos a evaluar toda la situación.

¿Le enviaste a tu ex un mensaje de texto durante las horas de trabajo? Tal vez no haya respondido porque está trabajando o en ese momento no puede hacerlo.

Considere la situación nuevamente.

Has ignorado exitosamente a esta persona durante los últimos treinta días. Quizás te haya contactado en ese momento y quizás no. De cualquier manera, no ha escuchado nada de ti y ahora vuelves a aparecer. Entonces puede tomarle tiempo para procesarlo, dependiendo de cómo se sienta con respecto a la ruptura.

Lo más importante que debes recordar al tratar de sobrevivir en esta etapa es que la paciencia es clave. No te asustes y reacciones exageradamente. En cambio, has algo divertido para distraerte y para no revisar tu teléfono cada diez segundos.

Etapa Dos: La Paranoia.

La etapa de la paranoia es realmente la etapa de pánico. Mientras tu mente se acelera, comenzarás a preguntarte POR QUÉ no te llega el mensaje de texto que tanto deseas, tu mente vagará y comenzarás a imaginar con quien está tu ex. Comenzarás a imaginar cosas que SABES que no deberías estar imaginando.

Honestamente, tu ex probablemente se quedó dormido con una película terrible en el fondo, y esa es la razón por la que no estás obteniendo ese mensaje.

Miralo de esta manera.

Supon que tus sospechas son correctas y que las cosas terribles que imaginas que está haciendo tu ex son ciertas. ¿Vas a entrar en pánico por cambiar la situación? Reconoce cuanto vales tu y cree en eso, realmente cree que tienes más que ofrecerle a tu ex que cualquier otra persona. Tu proyección de confianza atraerá a otras personas hacia ti.

Etapa Tres: Tristeza y Vergüenza.

Una vez que el pánico inicial haya disminuido un poco, te quedarás todavía mirando tu teléfono sin nuevas notificaciones. En este punto, su pánico se convertirá en tristeza y vergüenza.

Eso es comprensible. Es humillante arriesgarte y ser tan vulnerable a alguien solo para que lo ignoren. Comenzarás a dejar que tus pensamientos se vean empañados por la duda. Este es el momento en el que te pararás frente al espejo mordiéndote las uñas, preguntándote qué necesitas cambiar para que se acuerde de ti. Las lágrimas te brotan.

Tus dedos comenzarán a picarte y ahora es cuando comienzas la batalla de enviarle mensajes de desesperación a tu ex. La desesperación y la autocompasión no atraerán a nadie hacia ti. En el mejor de los casos, obtendrás un mensaje de texto de parte de tu ex donde te dice que «Por favor, dejes de hacerlo». En el peor de los casos, alejarás a tu ex aún más.

Baja el teléfono y ve al gimnasio. Tómate un tiempo para aprender un nuevo pasatiempo, o técnica de maquillaje si eres mujer. Deja tu teléfono mientras sale con un amigo. Retira la tristeza de tu memte y concentrate en acciones positivas, eso te obligará a recordar que tu vida es MUCHO más que un mensaje de texto.

Etapa 4: La ira y el mal humor.

La siguiente etapa es posiblemente la más destructiva. Vas a preguntarte ¿Cómo se atreve a no responderme? Es en este punto decimos cosas que no queremos decir y hacemos cosas que luego lamentamos. Es durante esta etapa que te presentas en su casa para lanzar cosas no deseadas a la puerta principal.

¿La peor parte? Este acto loco no hace nada, excepto hacerle creer a tu ex que ignorarte eres. Entonces, ¿qué debes hacer cuando ese fuego comienza a arder dentro de ti? Canalizarlo.

Cualquier cosa que debas hacer para quemar esa energía, hazlo. No dejes que hierva a fuego lento. Medita o participa en un relajante yoga. Un método no físico de liberar la ira es anotar todo lo que estás sintiendo y por qué te siente así. Dejarlo reposar y cocer a fuego lento en tu pecho solo resultará en una explosión posterior.

Etapa 5: La aceptación.

Si has pasado por todas las etapas anteriores con éxito, podrás reconocer que no recibir un mensaje de vuelta de parte de tu ex NO es, de hecho, el fin del mundo. Tu vida es hermosa y plena y, si bien reconoces que esto es una pequeña decepción, sabes que eres mucho más que eso. Aceptarás la situación con gracia y podrás pasar al siguiente capítulo.

Si no pudiste superar con éxito alguna de las primeras cuatro etapas, te encontrarás atascado. Sea lo que sea, date tiempo. Pasar por una situación dolorosa es más fácil para unos que para otros, y si necesitas tomarse un par de días para sentir tristeza o verguenza, está bien.

espexback-hop_-clickbank-net_

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *