7 Verdaderas Razones Por Las Que No Has Superado a Tu Ex

Desafortunadamente, una relación es difícil de ver a través del mismo objetivo que un trabajo cualquiera. Con las relaciones, no son solo nuestras emociones las que se involucran, son nuestros egos, nuestro dolor pasado, nuestros traumas infantiles, nuestras inseguridades, nuestros temores. Todo se activa y cuando la bomba detona, puede llevar meses o años limpiar los restos.

Como resultado, cuando una relación termina no solo falta la otra persona, también es necesario recuperar una gran cantidad de partes de ti mismo, o de ti misma. Muchas personas cometen el error de pensar que la razón por la que están tan tristes después de una ruptura es porque realmente extrañan a su ex pareja. Esto es cierto hasta cierto punto, pero está lejos de todo el panorama.

Aquí te doy detalles de las verdaderas razones por las que no has superado a tu ex:

1. Crees que nunca encontrarás a alguien como tu ex.

Este es un mito sobre ruptura, y la razón por la que a la mayoría de las personas les resulta tan difícil superar su ruptura. Se aferran a la creencia de que, como nunca antes habían experimentado algo así, nunca volverán a hacerlo. Se convencen de que ningún otro hombre, o mujer en el planeta tiene las mismas cualidades, y por lo tanto, tienen dos opciones: recuperar ese amor, o conformarse con alguien que nunca estará a la altura.

2. Existia amor verdadero.

El amar de verdad se trata de ver con realismo quién es la otra persona, sus fallas y todo, y apreciar todo el cuadro. No exige ni necesita que las cosas sean de una determinada manera, crece y fluye sin esfuerzo, creando un entorno en el que ambas personas sacan lo mejor de cada una.

El enamoramiento consiste en crear una imagen poco realista de quién es la otra persona y convertirla en un ser supremo y perfecto. La señal más grande de que sientes amor y no amas, es si no puedes encontrar un solo defecto en la otra persona. El enamoramiento usualmente ocurre porque tienes un vacío en tu vida que esa persona lo llena.

3. Porque quízas te vendiste.

En las relaciones no saludables, a menudo nos “vendemos” en un esfuerzo por hacer que funcione esa relación. Venderse a sí mismo significa aceptar un comportamiento que de otra manera considerarías inaceptable, o intentar ser alguien que tu no eres. Tal vez ya no hables, quizás no seas la misma persona burbujeante y segura que alguna vez fuiste, tal vez pusiste a tu ex y sus necesidades por encima de las tuyas.

La devastación emocional que siente después de una ruptura suele ser proporcional a la medida en que te vendiste. Cuando estas relaciones terminan, a menudo sentirás que falta una parte de ti, como si no estuvieras completo.

4. Extrañas la forma en que te hizo sentir.

La mayoría de las veces, no es que extrañas a la persona… son los sentimientos que experimentaste cuando estabas con esa persona. Extrañas la intimidad, la cercanía, el sentimiento de provocar deseo y admiración. Extrañas la forma en que te hizo sentir más de lo que realmente es.

Casi siempre hay un período de retiro después de que un elemento importante de nuestra vida se va. Repentinamente habrá un vacío y puedes sentir desequilibrio mientras tratas de hacer frente sin esa persona que una vez estuvo allí para apoyarte. Es como dejar el café o los cigarrillos.

5. Renunciaste a tu vida.

Tu pareja a menudo puede pasar rápidamente de ser parte de tu vida a ser toda tu vida. Dejas de ver a tus amistades, seguir tus pasatiempos que disfrutas, persiguiendo tus pasiones. Quieres pasar cada momento libre con esa persona y no puedes alejarte. Se siente como si fuera tu todo… Y cuando «todo» se va, te quedas sin nada. Sientes solo vacío, como si faltara un pedazo de ti.

El hecho es que faltan muchas piezas de ti y tu ex no es la pieza final del rompecabezas. Comienza con reconstruir tu vida y hacerla completa y equilibrada. Cuando sueltas otros elementos de tu vida y le pides a tu pareja que llene ese espacio, tendrás un gran agujero una vez que te deje. Date cuenta de que este agujero no es porque tu ex era la otra mitad de tu alma, sino más bien porque arrojaste por la borda muchos elementos importantes de tu vida.

6. Tomaste la relación demasiado personal.

La mayor parte del tiempo, el dolor que sentimos después de una ruptura es realmente el latido de un ego gravemente herido. El rechazo duele, y te hace sentir que de alguna manera no eres lo suficientemente bueno, o buena. A veces dos personas simplemente no son iguales, es tan simple como eso. A veces, ambas personas pueden verlo con total claridad, y otras veces solo una persona lo ve.

7. Estás idealizando el pasado.

La mayoría de las personas parecen desarrollar amnesia selectiva después de que termina una relación por la cual solo recuerdan los buenos tiempos e ignoran completamente todo lo que sucedió en el resto del tiempo. Con toda seguridad compartiste muchos buenos momentos y felices recuerdos, pero eso no fue todo lo que sucedió, o la relación no habría terminado.

Sé honesto acerca de la relación. Recuerda las razones por las que no funcionó en lugar de repasar lo que podrías haber hecho, o deberías haber hecho de manera diferente para que funcione. Aclara esto antes de iniciar cualquier acción

Una ruptura puede sentirse casi como una muerte… y casi que es. Es la muerte de un futuro potencial, la muerte de todas las posibilidades de lo que podría ser, y hacia dónde podría haber llegado. No todas las relaciones están destinadas a durar, así que no lo consideres como el final, piensa en este momento como el comienzo de tu viaje hacia la reconquista de tu ex, o una nueva relación, solo tu vas a decidirlo.

espexback-hop_-clickbank-net_

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *